LAS SANSE DE YULÍN EXTREME


La controversia sobre las medidas de seguridad para las Fiestas de la Calle San Sebastián en el Viejo San Juan (SanSe), resultaron en un excelente ejemplo de como navegar en los extremos no trae las mejores consecuencias.

En las SanSe 2013 hubo una muerte causada con un arma de fuego.  Fue lamentable y es inaceptable;  obviamente, hay que tomar medidas.  ¿Cuáles?  Quizás un cuestionamiento más importante es, ¿a qué nivel?  Las medidas pueden ser una lista de 50…¿cuántas se deben aplicar?  ¿Será suficiente con 10 o 20?  ¿Qué es lo que quiero evitar?

Parece que el comité de seguridad para las SanSe 2014 no pensó mucho en estas cosas y decidieron aplicarlas…TODAS.  Hmmm…parece extremo.  Ya estábamos acostumbrados a no llevar neveritas, ni usar botellas de cristal;  lo entendemos, es razonable.  Pero ahora, querían que lleváramos…nada.  ¿Nada?  ¿Por qué?  Y para asegurarse del cumplimiento de esta regla extrema es necesario un registro tipo criminal, un “cateo”;  ese fue el término que usó la alcaldesa de la Capital de Puerto Rico, Carmen Yulín Cruz.  Así que la mandataria ordenó que a los miles de ciudadanos los “cateen”, como si fuéramos…¿sospechosos criminales?  Hmmm…suena extremo.

Claro, todos conocemos las medidas de seguridad que toman algunos lugares y para ciertas actividades, especialmente donde se consume alcohol.  El alcohol desinhibe, también reduce la coordinación.  Para evitar un revolú, es comprensible que no permitan la entrada de armas de fuego o punzantes, las consideradas armas blancas.  La otra noche recibí un registro suave antes de entrar a un “pub” de San Juan, también usaron una paleta detectora de metales.  Para las damas es más suave y tienen que abrir sus carteras.  Esto no parece extremo, dadas las condiciones y dado el lugar;  una sofisticada tienda de licores.  Claro, este es un local pequeño con leyes particulares, donde la cabida no pasa de decenas, quizás 100 o 200 personas.

Hace unos meses visité un sitio más grande, el parque Universal en Florida.  Miles de personas asisten diariamente y pasan todo el día y parte de la noche en el parque.  Algunos llevamos un “cooler” con jugo, agua, hasta una mezclita con alcohol.  Me habían advertido que lo podían prohibir, pero ante los precios caros, como quiera llevé mi candungo.  ¿Saben qué?  No me “catearon”;  me pasaron la paleta, miraron el bulto…y vieron el candungo.  Lo dejaron pasar.

El Viejo San Juan es una ciudad, no es un local privado, y miles de ciudadanos y turistas, quizás cientos de miles, asisten para disfrutar con libertad civil.  Quiere decir que no pueden tratarlos como sospechosos criminales.  Mucho menos encerrar el área en “cyclone fence” como si previeran un atentado terrorista.  Estas cosas las mostraron 2 días antes del evento;  ¿qué es lo que quieren evitar?

Esta combinación de medidas, aunque parecen muy seguras, a los ojos de una gran parte de la población, les resultaron extremas.  Básicamente, porque inciden en sus derechos.  Por lo tanto, el poco tiempo para actuar, los llevó a presentar una querella en el tribunal por violación a los derechos civiles.  Un remedio también extremo y que llevó a eliminar el “cateo”.  Lamentablemente, esto aumenta las posibilidades de la entrada de armas a la actividad.

¿Quieren estas personas que ocurra un asesinato?  Claro que no, pero no se les pueden negar los derechos a miles que están en contra de las medidas.  Hay miles que sólo van a escuchar música y bailar frente a la tarima.  Hay miles que van sólo a comprar artesanías y comerse un bacalaíto.  Ningún grupo puede negar los derechos del otro.

¿Por qué no podemos llevar nuestras bebidas en “coolers”?  ¿Por evitar que se emborrachen?  Me parece que hay miles que sólo van a consumir alcohol mientras comparten, bailan y cantan.  De hecho, es una de las actividades principales.  El “cooler” no lo va a evitar.  Además, es su derecho.  ¿Qué quieren promover, que sólo se compre en las barras de San Juan?  Esto no es un “pub”.

En las SanSe 2012 no hubo muertes.  ¿Cuál sería la diferencia con las SanSe 2013?  Eso lo debe averiguar el comité de seguridad, pero el incidente no parece requerir el exagerado nivel de seguridad que querían aplicar.  Si el comité estudia los ejemplos que mencioné antes, esos lugares enfocaron sus esfuerzos en lo que querían evitar;  unos tipos de arma.  Si no tuvimos problema con unas medidas razonables anteriores (neveritas y cristales), estoy seguro que un par de medidas adicionales hubiesen sido aceptables también.  Es posible que la detección de metales, fuera con paletas o portales, y mirar los bultos no hubiese resultado en algo controversial.  Ah, ¿que alguien siempre cuela algo?  Claro, nada es perfecto;  la idea es reducir la posibilidad.  Pero, se fueron a los extremos y ahora, ¿cuál es la posibilidad?

About these ads

Un pensamiento en “LAS SANSE DE YULÍN EXTREME

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s