Repensando la Legislatura: la vieja cerradura


Primera parte sobre la reforma legislativa: definición del problema

CerraduraAlgunos meses atrás, tarde en la noche, me tocó cerrar la puerta del pasillo cuando la misma, por alguna razón, estaba descuadrada o algo así y no se cerraba.  La solución fue sencilla, levantando la puerta un poco pude cerrarla.  De esta forma estuve varios días cerrando la puerta, pero poco después ya el truco no me funcionó.  ¿Qué pasa a mi puerta?  Si estuvo funcionando muy bien por años.  ¿Por qué me estaba dando problemas ahora?  Bueno, recurrí a la próxima solución, cerrar la puerta con mucha fuerza, y, efectivamente la misma cerró.  Nuevamente estuve varios días cerrando la puerta con un estruendo poco conducente a dormir, pero funcionaba.  Pero la puerta, de nuevo, decidió que no cerraría.  Fue muy testaruda la puerta porque no cerró sin importar cuan fuerte la tiré.  Finalmente reconocí que realmente no sabía que estaba haciendo.  Me tomó un análisis de algunos cinco (5) minutos para darme cuenta que los tornillos, que aguantaban el cilindro de la cerradura a la puerta, estaban flojos y la placa de metal sobresalía.  Una vez conocido el problema, formular la solución correcta fue fácil.  Tomé un destornillador y apreté los tornillos que aguantan el cilindro a la puerta.  La puerta cerró sin mayor dificultad.

La moraleja de la historia es que muy poco hacemos proponiendo soluciones, si no conocemos el problema.  El paso mas importante que podemos hacer es definir correctamente el problema.  ¿Cuál es el problema por el cual es requerido un reforma legislativa?  Sabemos que tenemos un problema.  Sabemos que la legislatura no está funcionando como debe, y que la forma en que está funcionando crea mucha indignación de parte de la ciudadanía.  Si adoptamos soluciones sin conocer el problema entonces estaríamos solucionando los problemas equivocados.

El programa de gobierno del Partido Popular Democrático contiene una serie de promesas electorales para atender el “problema de la legislatura”.  Estas propuestas nos parecen simpáticas porque todas ellas atacan y atienden el despilfarro inconsiderado de parte de los legisladores, que es uno de los síntomas de “ese problema” que tenemos.  Mucho se ha escritos en los últimos meses de la problemática del proceso legislativo.  Define Marcia Rivera, en su columna Involución legislativa y crisis de confianza (http://www.elnuevodia.com/columna-involucionlegislativaycrisisdeconfianza-1456320.html), presenta un listado de síntomas del proceso legislativo deteriorado,

Los problemas verificados están relacionados con la baja calidad del trabajo legislativo, investigativo y de fiscalización que debe hacerse; con el altísimo costo que representa para el erario público; con la falta de capacidad y principios éticos de muchos legisladores; con la ineficiencia, la arbitrariedad y el clientelismo que caracterizan la gestión legislativa; con la creciente subordinación al Poder Ejecutivo, y sobre todo, con el ambiente de privilegios, desfachatez e irresponsabilidad que persiste en la Casa de las Leyes.

Nuestros legisladores no cumplen con la expectativas de los ciudadanos de Puerto Rico.  Lo que es tan claro para el ciudadano común, es muy difícil de comprender para los legisladores.  El problema se agudiza por la incapacidad de los legisladores de siquiera darse cuenta cuando actúan de forma indebida, impropia, deshonesta,  inmoral o ilegal.  Tiene que ver mucho con la devaluación de los valores de la sociedad en general.  Es una falta de entendimiento de rol de un servidor público, como expone Rosa Noemí Bell Bayrón en su columna El debate legislativo correcto (http://www.elnuevodia.com/columna-eldebatelegislativocorrecto-1457118.html),

La dedicación al trabajo serio nunca dependió del lujo de la oficina asignada, ni del salario, ni de la dieta, ni del millaje, ni de los viajes oficiales ni de los bonos de productividad. Sólo era primordial la satisfacción ciudadana, en especial, el servicio ágil al más necesitado.

Conversatorio de la Junta Editorial de El Nuevo Día.  Foto por Reinaldo Martínez Velázquez

Conversatorio de la Junta Editorial de El Nuevo Día. Foto por Reinaldo Martínez Velázquez

En línea con estos pensamientos, intento definir el problema al cual tenemos que encontrarle una solución y plasmarla en el proyecto de ley de reforma legislativa.  Los siguientes elementos constituyen el problema de la legislatura.

  1. La compensación o remuneración del legislador no guarda relación alguna con,
    • la calidad del trabajo legislativo realizado por los mismos,
    • la calidad de vida que resulta de la aplicación de la leyes producto del proceso legislativo, y
    • el ingreso per capita o salario promedio de Puerto Rico.
  2. El proceso legislativo no responde a los intereses públicos, pero sí para adelantar los intereses de los partidos políticos.  Los partidos políticos determinan las prioridades del proceso legislativo minando de esta forma la representatividad y legitimidad de la legislatura.
  3. La utilización de la legislatura, y otras estructuras gubernamentales, para una carrera política como propósito mismo, en vez de ser una aspiración a trabajar por la satisfacción ciudadana como servidor público, convirtiéndolos en una herramienta de lucro personal, de familiares y allegados partidistas.
  4. La impunidad existente y el convertirse en intocable una vez el legislador es elegido.  El ciudadano no tiene recursos para exigirle cumplimiento cabal de sus funciones al legislador que no sea las elecciones cada cuatro años.  Pero inclusive la estructura electoral pluralista protege a los legisladores al obligar al elector a seleccionar dentro de un bipartidismo, del cual el legislador participa en bloque.  El bipartidismo es un resultado directo del sistema electoral pluralista.  Una vez el sistema pluralista converge y se establece el bipartidismo, la opción se convierte en elegir al “menos malos” para evitar la elección del “peor”.

Definido de esta forma el problema del actual proceso legislativo, podríamos proceder a considerar las diferentes propuestas para solucionarlo.  Cada uno de los elementos y aspectos de la legislatura deben ser evaluados considerando los problemas aquí indicados.  El proyecto de ley final debe incluir propuestas específicas que presente soluciones a los problema delineados, interviniendo los siguientes elementos,

  1. Forma de gobierno (republicana versus otras formas).
  2. Estructura de la legislatura.
  3. Elección, términos y revocación de los legisladores.
  4. El sistema electoral.
  5. La función y limitaciones de funciones de los partidos políticos.
  6. Evaluación de las normas que rigen los servicios legislativos y la utilización del presupuesto.
  7. Compensación del legislador atada al ingreso per capita factorizado por índices de calidad de vida.
  8. Evaluación completa de las normas de ética aplicables al legislador.

Aunque la evaluación de todos estos elementos suene sustancial y abarcadora, los problemas bajo consideración son profundos y complejos.  Una solución superficial no logrará el propósito de rescatar la representatividad y legitimidad de la legislatura de Puerto Rico.  Los parchos con la pretensión de dar la apariencia de trabajar por resolver los problemas solo agravarían la crisis que nos estrangula.  Puerto Rico ha llegado a una intersección que no permite mas juegos o dilatación de las soluciones reales de los problemas que nos aquejan.  Precisamente, lo que es necesario en esta confluencia es repensar completamente, de abajo hacia arriba, el proceso legislativo y adecuarlo a las necesidades del Puerto Rico de hoy.  La sociedad puertorriqueña necesita una legislatura funcional, representativa y legitima si pretendemos adoptar todas las transformaciones necesarias para lograr un nuevo país, próspero del cual todos estemos orgullosos.

Referencias

  1. Rosa Noemí Bell Bayrón, El debate legislativo correcto
  2. Wilma E. Reverón, Chupa-puestos y chupa-presupuestos
  3. Marcia Rivera, Involución legislativa y crisis de confianza
  4. May 2011 State Occupational Employment and Wage Estimate – Puerto Rico
  5. Ely Acevedo Denis, Legisladores cobran el doble que los maestros y casi el triple de policías
  6. Miguel Díaz Román, En negocio de la política: Legisladores y empresarios
  7. Tabla de edictos en Pinterest, Reforma Legislativa
  8. Conversatorio sobre la Reforma Legislativa

Un pensamiento en “Repensando la Legislatura: la vieja cerradura

  1. Yo tengo varias soluciones: 1. no contratar cabilderos; 2) cobrar a los morosos del IVU; 3) pedir aportaciones a las corporaciones foráneas mediante impuestos especiales de forma escalonada y congelada (el primer año pagan un 20% de sus ganancias, el segundo no pagan nada, el tercero tienen un pago del 20% de las ganancias; el cuarto no pagan nada, etc); 4) no disponer del patrimonio; 5) cobrarle a las corporaciones públicas las deudas de las utilidades; 6) no se debe conceder aumento salarial a la AEE, AAA y otras entidades parecidas (olvídense del banquete total); 7) crear un fondo especial de venta de bonos para que el Pueblo invierta y en donde ese dinero se ponga en caja y no se toque (para levantar la imagen de líquidez, el que lo toque tiene carcel con pena de 20 años mínimos y no va a haber legislacion alguna que disponga de ese fondo); 8) Perseguir a los malos administradores del Retiro y enjuiciarlos, incluyendo a aquellos que se favorecieron; 9) todo producto vendido en Puerto Rico tiene que ser vendido a un precio real para el Gobierno y no especulativo; 10) detener todas las expropiaciones y no depositar un centavo adicional (en este caso a los tasadores los demandaría por impericia al dar de bienes raíces por debajo del “Mercado actual”) y otras alternativas que me vendrán en su momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s