Imponiendo la moral de otros


Sobre el Proyecto del Senado 238, del Senador Ramón Luis Nieves, que establece la política pública del Gobierno de Puerto Rico en contra de la discriminación por orientación sexual e identidad de género

El que se prohíba la discriminación por orientación sexual es un asunto de derechos civiles.  Se refiere a que no se discrimine a una persona por las características que lo definen como persona.  Sin importar su raza, color, sexo, nacimiento, edad, orientación sexual, identidad de género, origen o condición social, incapacidad física, incapacidad mental, condición de veterano, ni por sus ideas o afiliación política o religiosa; toda persona es igual frente a la ley, y tiene los mismos derechos.  El proyecto de ley prohíbe que a una persona se le discrimine, y establece igualdad de protección de la ley, igualdad de disponibilidad de servicios del gobierno, igualdad de acceso y tratamiento por el gobierno, igualdad de oportunidades de trabajos en el gobierno y en el sector privado, igualdad en el acceso a préstamos y venta de viviendas e igualdad de derechos laborales.

La ley no impone estilos de vida; cada cual puede continuar llevando a cabo su estilo de vida. La ley no obliga a los patronos a mantener personas que no cumplen con sus responsabilidades; los patronos tendrán exactamente los mismos remedios de ley para el despido de personas que no cumplen con sus responsabilidades. La ley no restringe a los padres el tipo de moral que le inculca a sus hijos; la ley no restringe ni menciona la educación de los padres a los hijos.

Uno de los argumentos que se escuchó repetidas veces en contra de la aprobación del Proyecto del Senado 238 durante las vistas públicas fue que no se debe “imponer la moral de otros”.  Sin embargo, los detractores de la ley parece que no se dan cuenta que al argumentar esto realmente están apoyando el proyecto de ley.  Y es que cuando hablamos de derechos, nos aseguramos que no se impone la moral de otros si se incluyen causales para no discriminar.

En una realidad utópica racional donde el valor de equidad fuera entendido, apoyado e implementado por toda la población, no harían falta leyes en contra de la discriminación. Pero no somos entes puramente racionales; somos emocionales con defectos y con prejuicios.  Es por ello que hacen falta las leyes en contra de la discriminación.  La razón de ser de éstas leyes es para asegurarse que los derechos de ciertos sectores, en general minoritarios, sean protegidos frente a una discriminación que ya ha sido identificada por manifestarse en la sociedad.  La ley evita la selección, excluyendo.

Cuando hablamos de la protección de la ley, de los servicios del gobierno, de oportunidad de trabajo y de acceso a viviendas, la equidad se manifiesta cuando personas de diferente moral obtienen estos beneficios y oportunidades de forma similar y sin ser excluidos.  Cuando se identifica un sector de la población que se le excluye o se le trata como inferior, es necesario, a través de la ley, establecer políticas públicas en contra de la discriminación por esa causal.  Lo que se logra al incluir la causal no es imponer la moral de un grupo minoritario, sino asegurarse que toda persona de cualquier moral tenga el mismo trato y oportunidades.

No incluir una causal de discriminación por orientación sexual e identidad de género en la ley tienen el efecto de que un grupo minoritario sea excluido en la selección y no disfrute del mismo trato y de las mismas oportunidades.  Cuando la composición de la fuerza laboral no contiene personas de moral diversa en igualdad de condiciones, y cuando los servicios y viviendas no son disfrutados de igual forma por personas de toda moral, efectivamente imponemos la moral de otros; se impone la moral de la mayoría sobre el sector que fallamos proteger legalmente.  El que discrimina estaría imponiendo su moral sobre el discriminado.  Si queremos evitar que la moral de otros sea impuesta, no queda otra opción que incluir las causales de discriminación que han sido identificadas.

Los grupos conservadores que buscan que no se “imponga la moral de otros”, deben endosar los cambios propuestos en el Proyecto del Senado 238.  Oponerse a éste proyecto es querer imponer la moral de otros a los sectores discriminados.

Colage Equidad

3 pensamientos en “Imponiendo la moral de otros

  1. Pingback: El matrimonio igualitario en la colonia | Repensando La Nación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s