La cuna de la conformidad y la alcoba de la aspiración


En este mes se celebra las Fiestas Patrias en Panamá. El 3 de noviembre se celebra la separación de Colombia. El 10 de noviembre el Primer Grito de Independencia de la Villa de los Santos. El 28 de noviembre se celebra la Independencia de Panamá de España. Es un mes de muchas fiestas y de mucho orgullo para los panameños. Los negocios y casas despliegan la bandera panameña con mucho orgullo. Inclusive en los carros ponen todo tipo de banderas. Colgando de retrovisor, banderas que se colocan en las ventanas de las puertas, banderas por todos lados.

Viven los panameños de aquello que no poseemos los puertorriqueños.  Una celebración con orgullo de nuestra independencia.  Sé que entro en una discusión delicada, pero es una realidad innegable que no tenemos una celebración que JUNTOS como pueblo nos sintamos orgullosos de nuestra patria, del alumbramiento de la nación soberana, de nuestro pedacito de tierra, de su gente, de sus costumbres y de nuestra cultura única.  Celebrar la independencia de otra nación, por más anhelos que se tenga de pertenecer a ella, no compara al sentimiento que viven los panameños con su Panamá, y que sentiríamos los puertorriqueños con un Puerto Rico soberano.

Siento un deseo vehemente de que Puerto Rico sea una nación soberana. Siento avidez de celebrar el nacimiento de la nación soberana de Puerto Rico.  Que después de 521 años podamos, por fin, celebrar el orgullo de ser puertorriqueño en nuestra nación sin que un país externo reprima nuestros deseos, contenga nuestro espíritu, sin que limite nuestras posibilidades y sin que nos mantengan como corderitos sometidos, doblegados y resignados. Si no fuéramos así, no permitiríamos que un poder foráneo nos mantenga como una colonia, como un territorio, como una mera posesión. 

Vivimos ignorantes de lo que es ser soberanos, de celebrar la patria y su independencia.  La mayoría no extraña lo que nunca ha conocido. Pero experimentar algo no es la única forma de conocerlo.  Y yo extraño la soberanía e independencia que no posee mi Borinquén. Dicen que “la ignorancia es la noche de la mente: pero una noche sin luna y sin estrellas.”  Yo añadiría que la ignorancia es la cuna de la conformidad y la alcoba de la aspiración.

Amanecer 13-Feb-2012¿Qué necesitas mi Puerto Rico para despertar? ¿Cómo arrancamos de nuestras venas el suero que nos inyectan con anestesia? ¿Cuándo el sol revelará la vileza del que engalana la vejación? ¿Cuándo nuestra conformidad llegará a la adolescencia rebelde? ¿Cuándo se espabilarán nuestras aspiraciones?

2 pensamientos en “La cuna de la conformidad y la alcoba de la aspiración

  1. El trabajo divulgación de boca en boca es arduo pero hay que hacerlo. Ayer estaba en una conferencia donde se planteaba la conservación del Rio Piedras en donde surge la discrepancia en lo que el Cuerpo de Ingenieros diseño hace 30 años y lo que hoy existe como alternativas. Una de las asistentes hace la pregunta ¿Porque siempre que hay un proyecto tenemos que estar pidiendo permisos o enfrentando a los Federales? Ella misma contesta, necesitamos la soberanía. Te juro que, si tengo cuello de galleta se me parte en cantitos. Hay que intervenir y explicar y preguntar como Sócrates hacía. Así lograremos difundir la información y conseguir el cambio que añoras para tu país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s