Autopsia a la #crudita


En las pasadas semanas, la histeria politiquera y la profunda frustración del pueblo de Puerto Rico (PR) orbitaron alrededor de la #crudita.  La crónica de la aprobación del proyecto de ley que aumenta los impuestos al combustible representa todo lo que está mal con nuestro sistema de gobierno y nos provee pistas de qué podemos hacer para superar la situación. Y que no le quede duda a nadie, sí podemos superar los problemas que amenazan la seguridad de los seres humanos que vivimos en PR; eliminando las amenazas a la seguridad económica, seguridad política, seguridad alimenticia, seguridad de salud, seguridad ambiental, seguridad personal y seguridad comunitaria de la gente[1].

En esta crónica son muchos los personajes, sin embargo son protagonistas los que debieron ser personajes secundarios, los politiqueros, y fungieron como personajes secundarios los que por derecho inalienable deben ser los protagonistas de la vida en este País, el pueblo puertorriqueño. La politiquería es uno de los grandes problemas que tiene PR, el cual permea a través de todas las instituciones gubernamentales. Somos gobernados por una clase política que tiene como prioridad los intereses de los partidos políticos, el mantengo de politiqueros y el mantengo de la plutocracia donde se concentra el poder. El resultado es una ausencia de gobernanza; ausencia de un grupo de políticos serios que tengan una visión integral del país y que velen por los intereses del pueblo de PR. Es imprescindible entonces llevar al mínimo posible, la influencia de los partidos políticos en el proceso electoral y dentro de las instituciones gubernamentales. Ademas, tendremos que implementar mecanismos para que las acciones contrarias a los intereses de PR no queden impune.

Asimismo, no se puede quedar sin considerar el hecho que la clase política y la clase donde se concentran las riquezas no se están sacrificando de la misma forma que le piden al resto de nosotros que nos sacrifiquemos. La plutocracia significa que en un grupo minoritario, llamado plutócratas, es donde se concentra tanto el poder como las riquezas. Por ello, además de velar por los intereses del partido, los politiqueros velan con preferencia los intereses del capital y los plutócratas, quienes actúan como un gobierno permanente. La #crudita es precisamente eso, la defensa de los intereses de los plutócratas y los intereses de los partidos políticos. Mientras el gobierno solo sacrifique al pueblo de PR sin exigir sacrificio de los plutócratas y de la clase política, todo impuesto y toda disminución de beneficios será injusta y tendrá que ser rechazada porque hay mejores opciones donde los tres sectores se distribuyen la carga. Para superar la crisis que vivimos, tenemos que hacer los cambios necesarios para la plutocracia no influencie al gobierno y las instituciones gubernamentales, y para que ésta se sacrifique de forma justa junto al resto de nosotros. Sin duda, las acciones del gobierno relacionadas a la deuda deben incluir auditar la deuda para eliminar de la misma la que sea extra-constitucional, moratorias de pago cuando no quede otra opción y la reestructuración de la deuda misma. Pero en el macro, es necesario, eliminar la plutocracia y la plutonomía (o la economía dominada por los plutócratas).

PR en el Corazon

Soy puertorriqueño primero y los intereses del pueblo de Puerto Rico es mi prioridad. (Ilustración por Gianna M. Martínez)

Mientras los politiqueros disfrutan de la inmunidad provista por una pseudo democracia de cinco minutos (el tiempo que te toma votar), el sentimiento de frustración del pueblo de PR va creciendo constantemente. El teatro montado tanto el Partido Popular Democrático (PPD), como por el Partido Nuevo Progresista (PNP), se repite cuatrienio tras cuatrienio. Lo que tenemos que entender es que no hay oposición política en PR. Son el PPD y PNP supuestos “antagonistas” pero en realidad están de acuerdo en la politiquearía, la protección de la plutocracia y su servicio prioritario a los intereses del partido. PR se encuentra en lo que se siente como un callejón sin salida, lo cual debería llevar al pueblo a la protesta. Muchos aducen a la gran capacidad de tolerancia de los puertorriqueños como la razón de la incapacidad del pueblo para salir a la calles a protestar. Otros indican que estamos desconectados de la política y de la crisis como defensa para evitar desilusiones y estrés. Aun otros dicen que hay válvulas de escape como las mal llamadas “ayudas sociales” y la emigración. La realidad es, que a menos que superemos una masa crítica en las protestas, los politiqueros seguirán sintiéndose seguros durante el cuatrienio completo. Y es que tampoco hay mecanismos constitucionales o legales en sitio para obligar resultados diferentes. Definido el problema de esta forma, para resolver nuestros problemas tendremos que crear una democracia participativa y desarrollar la participación ciudadana.

La democracia por definición tiene que ser participativa, sin embargo nos vemos en la obligación de ponerle apellido para hacer énfasis en las deficiencias crasas de la “democracia” puertorriqueña. Deficiencias que comienzan con el estatus colonial, donde los Estados Unidos de América (EUA) usurpa los poderes soberanos que le pertenecen al pueblo de PR, y continúan con un sistema electoral pluralista que convergió en un bipartidismo disfuncional. Arreglar esto requiere no tan solo salir del estatus colonial actual, sino que también requiere hacer cambios a nivel constitucional y de leyes electorales, que aseguren la participación ciudadana durante todo el ciclo electoral y, como mencionamos anteriormente, eliminar el control de los partidos de el proceso electoral y de las instituciones gubernamentales. Existen ejemplos concretos de cómo reformar la ley electoral que provean muchos de los cambios necesarios[2].

1) La creación de un organismo central de administración y dirección administrativa del proceso electoral que forme parte del servicio público de carrera y regular, no partidista.
2) La transferencia completa de la dilucidación de las controversias legales electorales hacia la Rama Judicial. La ley electoral es eso mismo, una ley entroncada en las garantías de protección legal y constitucional de los ciudadanos al derecho al voto, consustancial con los derechos de libre expresión y libre asociación.
3) La eliminación de las cerca de ciento cinco (105) Juntas de Inscripción Permanente por innecesarias y, al mismo tiempo, ahorrar poco más de una tercera 1/3 parte del presupuesto de gastos de la actual Comisión Estatal de Elecciones que puede fluctuar entre $10 a $14 millones de dólares anuales de ahorro en el gasto público.
4) El procesamiento de las transacciones electorales de los ciudadanos de forma cotidiana, regular, permanente, ordinaria y rutinaria como parte esencial del servicio directo al ciudadano que prestan regularmente las diversas agencias de Gobierno en la Rama Ejecutiva, sin intervención de la política partidista.

Por otro lado, aunque los cambios constitucionales y legales son la clave de superar la trampa del bipartidismo y la plutocracia que vivimos, es necesario también que el pueblo conozca y quiera utilizar los mecanismos. Por tanto, la participación ciudadana tiene que florecer en PR.  El gobierno paternal debe ser eliminado, y sustituido por un gobierno que promueva la organización de las comunidades para que sean los miembros de cada comunidad quienes tomen todas la decisiones en cuanto a las necesidades de su comunidad; un gobierno que empodere al ciudadano, y que proteja y sirva los derechos del pueblo. En PR hay muchas comunidades que han comenzado a organizarse y a tomar las riendas del destino de sus comunidades. Somos cada uno de nosotros, dentro de nuestras comunidades, los que tenemos, de forma democrática, que decidir las necesidades que por derecho tiene que atender el gobierno. Además de organizarse, cada comunidad deberá crear su Plan de Seguridad Humana que elimine las amenazas a la seguridad económica, seguridad alimentaria, seguridad de salud, seguridad ambiental, seguridad personal, seguridad comunitaria y seguridad política[1].

La novela de la #crudita no será posible en el Puerto Rico que vamos a construir. Tendremos un PR donde la constitución y las leyes permitan la democracia participativa en todo momento, donde las riquezas sean distribuidas justamente, donde no existan los plutócratas y la plutonomía, donde el partidismo sirva para agrupar personas con una visión común pero que su influencia sea extirpada de las instituciones gubernamentales, donde la participación ciudadana sea una realidad y las comunidades estén vivas con autogestión, donde los gobernantes sean serios y donde los intereses de PR sean la prioridad. El Puerto Rico que vamos a construir será uno donde el pueblo manda y el gobierno obedece[3].

 Referencias

[1] Application of the Human Security Concept and the United Nations Trust Fund for Human Security, Human Security Unit, OCHA.

[2] Anteproyectos de la Reforma Electoral, Movimiento Unión Soberanista.

[3] Henry Renna Gallano, Comuna libre: donde el pueblo manda y el gobierno obedece, América Latina en movimiento

2 pensamientos en “Autopsia a la #crudita

  1. La tierra ordena, el pueblo manda y el gobierno obedece.

    Yo le anado el aspecto de la Naturaleza porque, para mi, tiene respondabilidades y derechos como cualquier ciudadano. La Naturaleza como personaje político.
    A parte de esto, si no has conocido, debes conocer sobre las comunidades zapatistas en México. Puerto Rico debe comenzar a establecer un gobierno comunitario nacional afuera de los aspectos y mecanismos coloniales. De esta manera ir quitandole terreno a la vigencia del poder colonial. Tengo entendido que hay un grupo llamado Boricuas por un Nuevo País que va por esa linea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s