10 Prerrequisitos a la aprobación del IVA


La presentación del Proyecto de la Cámara 2329 para crear la “Ley de Transformación al Sistema Contributivo del Estado Libre Asociado de Puerto Rico” (presiona aquí para ver el proyecto), una vez más, sumerge a Puerto Rico en una histeria colectiva donde los politiqueros entran en un frenesí a favor o en contra de la medida, y donde el pueblo de Puerto Rico queda con una profunda confusión y gigantesca frustración que solo el bipartidismo puertorriqueño puede ofrecer. Como resultado, entramos en una dinámica donde no hay reconciliación en la batalla de todos contra todos, y donde cada uno de los sectores de interés de Puerto Rico explica cómo desaparecerán con el IVA propuesto y lo indispensable de eximirlos del impuesto. Nuevamente provocan enfocarnos en el micro, la pequeñez de lo inmediato, y olvidarnos de lo que debería ser importante, el macro, donde radican las deficiencias de los partidos, del bipartidismo, de la “democracia”, de la plutocracia, del capitalismo clientelista y del consumismo desmedido incitado por la maximización de la ganancia. Tenemos que recordar que la indignación del pueblo de Puerto Rico, no es con el IVA o la reforma contributiva, la indignación es contra el partidismo y menosprecio a los intereses del pueblo de Puerto Rico.

Antes de un malentendido, aclaro que postulo que la “Reforma Contributiva” está a destiempo, es engañosa y es un aumento inoportuno de los impuestos.  Sin embargo, el problema no es el IVA ni que tenga una base amplia que exime a pocos sectores. El problema es la implementación de un aumento a los impuestos disfrazado de una reforma contributiva sin haber cumplido con prerrequisitos imprescindibles. Como es tradicional en la politiquería, la administración trata de endulzar la amarga píldora aduciendo a una menor carga contributiva neta a quien hoy en día rinde planilla.  La realidad es que la “Reforma Contributiva” se resume en un aumento a los impuestos como se indica claramente en el famoso informe de KPMG (presiona aquí para ver el informe). El aumento en impuestos al pueblo y empresas de Puerto Rico sobrepasa los $2,500 millones.

Reforma Contributiva Ingresos

Página 11, Commonwealth of Puerto Rico Tax Reform Assessment Project Unified Tax Code of Puerto Rico: Tax Policy Implementation Options General Explanation of Principal Options

Pero, ¿cuáles son esos prerrequisitos para que la “reforma contributiva”, i.e. el aumento de impuestos, pueda contar con el apoyo amplio de la sociedad civil de Puerto Rico? En síntesis, buena gobernanza. A continuación una lista con los diez (10) prerrequisitos de buena gobernanza necesarios antes de implementar un aumento en la carga contributiva del pueblo de Puerto Rico.

1. Aumentar la captación de los impuestos existentes a niveles razonables

La raíz de la intención en aumentar los impuestos, radica en el hecho de que los recaudos del gobierno están por debajo de las proyecciones del presupuesto y se quedan cortos para cubrir los gastos. Además, mirando a mediano plazo, las proyecciones del “servicio a la deuda” y los bonos que maduran en los próximos años representan un gran desafío para la administración. La “herramienta” utilizada en el pasado, emitir bonos para pagar los que maduran, ya no está disponible, dada la degradación de los mismo. La combinación del déficit en el presupuesto con el vencimiento de bonos y su reembolso, le hace pensar a la administración que necesita subir los impuestos. Sin embargo, la miopía de la administración y la ausencia de una visión clara para Puerto Rico le hace pasar por alto una cantidad de soluciones simples y que son reflejo de una buena gobernanza. Por ejemplo, se estima que la captación del IVU es alrededor de 55%. El paso obvio para incrementar los recaudos del gobierno es aumentar la captación de IVU al mismo 75% que se usó para estimar el recaudo del IVA. Los recaudos por el aumento de captación deben superar los $500 millones anualmente, manteniendo el IVU de 7%.

2. Contar con una visión de país – Plan de Seguridad Humana

No hay guía mas importante para gobernar un país que tener una visión hacia donde se quiere llegar. Si no sabemos a donde queremos llegar, ¿cómo podemos trazar la ruta que nos llevará allí? Sin una visión estamos destinados a dar tumbos y a la improvisación. La visión debe ser clara y debe abarcar todos los temas de importancia para el país. Debe ser un plan integral, amplio, multi-sectorial, específico a las particularidades de Puerto Rico y orientado a la prevención. Esta visión se transfiere a un Plan de Seguridad Humana (presiona aquí para conocer mas del concepto de Seguridad Humana). El Plan de Seguridad Humana hace énfasis en, que toda visión debe ser para el mejoramiento del bien vivir, no de los políticos, ni de los plutócratas, sino de los seres humanos que componen al pueblo puertorriqueño. Un Plan de Seguridad Humana se preocupa por establecer las estrategias necesarias para proteger los derechos humanos y por empoderar a las personas para combatir las amenazas a la seguridad económica, seguridad alimentaria, seguridad de salud, seguridad ambiental, seguridad personal, seguridad comunitaria y seguridad política. Este plan integral será la guía para todas las decisiones del gobierno.

3. Contar con un Plan de Desarrollo Económico alineado con el Plan de Seguridad Humana

Una vez se tiene un Plan de Seguridad Humana, el mismo sirve de base y guía para la formulación de un Plan de Desarrollo Económico. Nuevamente, para trazar una ruta es necesario tomar en consideración cuál es ese destino. La base para el desarrollo de la economía real de Puerto Rico es el buen vivir del pueblo de Puerto Rico. Un Plan de Desarrollo Económico no se debe basar en maximizar las ganancias de unas empresas, ni en el pago de un deuda, el mismo se basará en el bienestar de las personas. Para superar la crisis e incrementar los recaudos del gobierno es necesario el desarrollo de la economía real puertorriqueña.

4. Revisar todas las leyes de incentivos para implementar las prioridades del Plan de Seguridad Humana y Plan de Desarrollo Económico

Para el desarrollo de la economía real de Puerto Rico, es necesario estimular el fortalecimiento y crecimiento de las empresas puertorriqueñas. Las políticas de incentivos económicos se han basado en los intereses de empresas foráneas y plutócratas. La economía puertorriqueña está dominada por empresas, de manufactura y comerciales, donde las riquezas que producimos aquí, se desvían hacia fuera de Puerto Rico casi instantáneamente. Por tanto, nuestras leyes deben ser revisadas para incentivar con preferencias a las empresas puertorriqueñas, a quienes invierten y depositan las riquezas en Puerto Rico. Los incentivos a las foráneas deben causar la retención de las riquezas en Puerto Rico, y la transferencia de tecnologías y conocimientos para el desarrollo de empresas locales.

5. Tener un presupuesto que incorpore las prioridades del Plan de Seguridad Humana

El presupuesto del gobierno de Puerto Rico es grande. El mismo se cuestiona constantemente, por las asignaciones a los diferentes departamentos y agencias. El presupuesto es una herramienta que provee recursos para implementar los planes trazados y para transitar los caminos hacia la visión de país. Todo presupuesto debe incorporar las prioridades delineadas en el Plan de Seguridad Humana, el cual servirá de criterio en la toma de decisiones.

6. Controlar y reducir lo mas posible la contratación gubernamental

Una de las principales causas de la crisis que vivimos hoy, es el despilfarro de los recursos del gobierno de Puerto Rico por consideraciones partidistas, electorales y de la agenda de los plutócratas. El gobierno de Puerto Rico ha malgastado miles de millones de dólares en los últimos 40 años en el mantengo de la clase politiquera y en el mantengo de empresas atadas a la plutocracia puertorriqueña y la ausente. Éste es el modus operandi de los partidos tradicionales, miembros del bipartidismo. Aún dentro de la crisis que se vive, lo partidos tradicionales se rehúsan a abandonar estas prácticas que van en detrimento de los intereses del pueblo de Puerto Rico. Para que la administración tenga alguna posibilidad de éxito al pedirle sacrificios al pueblo de Puerto Rico, tiene que empezar con el “sacrificio” de la clase política y de los plutócratas. Esta practica no tiene cabida dentro del concepto de buena gobernanza. Por tanto, la administración debe hacer un análisis, agencia por agencia, municipio por municipio y contrato por contrato para eliminar todos aquellos que (a) no rinde servicio alguno – todo contrato tienen que tener una lista de tareas a completar que sean medibles, (b) son indirectos – que solo le incrementan el precio a un servicio que se pudiera contratar directamente, (c) duplique servicios ofrecidos por las agencias gubernamentales y (d) tenga como propósito el mantengo de politiqueros o empresas de plutócratas. Esta reducción de contratos “innecesarios” tienen el potencial de ahorros por una cantidad mayor a los $500 millones anuales.

7. Eliminar toda ley que convierta a Puerto Rico en “tax heaven” de plutócratas o cualquier otro sector

Nuevamente, si la administración quiere tener alguna posibilidad de que el pueblo acepte los sacrificios que se le pide, tiene que eliminar cualquier ley que permita que un sector tenga un “tax heaven” en Puerto Rico. No es posible que el pueblo de Puerto Rico se sacrifique mientras unos plutócratas ni siquiera aportan al fisco lo que pagan en otras jurisdicciones.

8. Limitar los salarios de los empleados de confianza y electos a un múltiplo del salario promedio de Puerto Rico

Un gran causa del disgusto del pueblo son los salarios que reciben algunos funcionarios públicos, especialmente los que son electos y los que están en posiciones de confianza. La “justificación” de estos salarios, que no guardan proporción alguna con el salario promedio de los puertorriqueños, es que son necesarios para atraer el talento apropiado para cada una de la posiciones. Considerando la crisis que vivimos, no han sido tan talentosos gran parte de estos funcionarios. Es más, esta practica ha convertido al gobierno en un lugar de lucro, en vez de uno de servidores públicos. Cualquier administración que limite los salarios de este grupo, atándolo al salario promedio en Puerto Rico (ej. 3 o 4 veces el salario promedio), tendrá el favor del público. Los líderes tiene que predicar con el ejemplo.

9. Aumentar y hacer permanente el impuesto a las foráneas

Los ingresos del impuesto a las foráneas tienen que pasar de temporero a permanente dado que es una porción significativa de los ingresos del Estado. Además, si luego de implementar las medidas discutidas hasta este punto, aun los recaudos no cubren los gastos, también se requiere elevarlo a niveles típicos en otras jurisdicciones. Muchas de las foráneas utilizan el pago de impuestos en Puerto Rico como un crédito al someter sus planillas federales o en su país de origen. Estos niveles normales de impuesto también permitirían incentivar a estas empresas, implementando las estrategias delineadas en el Plan de Desarrollo Económico y el Plan de Seguridad Humana.

10. Auditoría de la deuda, declarar una moratoria y comenzar a negociar la reestructuración de la deuda 
Presupuesto 2014-2015

Presupuesto Consolidado 2015-2015

Si las acciones anteriores son insuficientes, aun queda una acción previo a aumentar los impuestos al pueblo y empresas puertorriqueñas. La administración se ha negado a considerar con seriedad la necesidad de reestructurar la deuda. La magnitud del servicio de la deuda en el presupuesto de Puerto Rico es monumental (presiona aquí para ver el Presupuesto Aprobado 2014-2015). El servicio de la deuda en el presupuesto del 2014-15 sobrepasa los $4,000 millones. Cualquier moratoria y reestructuración de la deuda tendría un impacto inmediato en los gastos presupuestados por el gobierno de Puerto Rico. Si el gasto anual en servicio de la deuda es disminuido vía moratoria y reestructuración, los ingresos necesarios no requerirían aumento de los impuestos. Lo mínimo que debe hacer el gobierno es realizar una auditoría de la deuda, y sentarse en la mesa de negociaciones con los inversionistas para reestructurar la deuda. Esto significa negociar una moratoria en el pago de los intereses en su totalidad o parcialmente, negociar la fecha de vencimiento de los bonos y negociar el por ciento de la deuda que será pagado. La ley de “quiebra criolla” proveyó al gobierno ventajas de negociación hasta tanto fue revisada por el Tribunal Federal. Debemos estar pendiente al desarrollo de ese caso. Otra medida que se debe considerar para ofrecerle al gobierno ventajas de negociación es una enmienda constitucional para eliminar el requisito de pagar la deuda de forma prioritaria en el caso que el gobierno no tenga los fondos suficientes para cumplir con todos sus compromisos.

Si el gobierno de Puerto Rico atiende cada uno de las acciones identificadas como prerrequisitos, y aun es requerido aumentar los impuestos, nadie en Puerto Rico podría oponerse, dado que se habría cumplido con los prerrequisitos de reducir los gastos innecesarios o abusivos, se habría maximizado la recaudación de los impuestos existentes y se habría reducido la carga de la deuda a niveles razonables. Es por todas estas razones que rechazo el Proyecto de la Cámara 2329 que pretende aumentar los impuestos.

2 pensamientos en “10 Prerrequisitos a la aprobación del IVA

  1. El impuesto a las foráneas no lo determina el Estado, el máximo autorizado por el IRS fue 4%. PR es una colonia y lo que tributan en PR lo deducen de la contribución que tienen que pagar a nivel Federal.

    Reducir contratos y sueldos no resuelve los problemas de prestación de servicios y los funcionarios electos ya se disminuyeron el sueldo. Podría eliminarse la Asamblea Legislativa completa y la economía resultante no daría ni para una quincena de la nómina del Departamento de Educación. Eso no resuelve nada.

    El gobierno lo que debe hacer es eliminar grasa. Las oficinas que no rinden servicios directos a la ciudadanía (Por ejemplo, las oficinas de presupuesto) deben ser repensadas, optimizadas, consolidadas por regiones y/o sustituidas por tecnología. Readiestrar y reubicar los empleados del gobierno de forma que su función sea para brindar servicios directos al pueblo.

    Quitar el yugo burocrático gubernamental que hostiga a los ciudadanos y empresarios, especialmente a los medianos y pequeños. La estupidez y complicación para hacer gestiones gubernamentales es tal, que hasta resulta frustrante acudir a pagar las contribuciones. Para los comerciantes la cosa es peor; la cantidad de permisos y costas que hay que satisfacer invitan a quedarse en el colchón y coger cupones.

    El IVU duplicó los ingresos del Gobierno, pero al par de años ya parecía poco. Los alcaldes dicen que recaudan sobre 90% del IVU que le corresponde a sus respectivos municipios: y los economistas nos dicen que el 80% de la venta al detal se realiza en megatiendas; pero Hacienda dice que su captación del IVU estatal está por debajo del 50%. Es evidente que el problema no es que el IVU genere poco, es que Hacienda es ineficiente, mediocre, incapaz, etc.

    Ahora, el mismo Departamento de Hacienda que ha echado a perdida el sistema de IVU, quiere que le den un juguete nuevo para volver a tener algo que romper. Esta bueno ya, Alto al IVA, antes de que los viejos se nos mueran de hambre, en la oscuridad y con sed. Que se acuerden de que los maestros y policía retirados apenas cobran cuatro o quinientos dólares de pensión mensual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s