El futuro de Puerto Rico no incluye al ELA


El 25 de julio la cúpula del Partido Popular Democrático conmemora la colonia y la herramienta de los Estados Unidos de América (EUA) para perpetuar la misma: la Constitución del Estado Libre Asociado (ELA). Esta Constitución cumple 63 años desde que Luis Muñoz Marín proclamó su efectividad, atándola para siempre a la invasión de EUA a Puerto Rico, un 25 de julio 54 años antes. El día de la constitución que en el pasado llenaba de orgullo a muchos, hoy es una deslucida celebración por unos pocos que aún defienden lo que es indefendible. Hoy el ELA es ampliamente reconocido como una camisa de fuerza que nos impide resolver los problemas que enfrenta Puerto Rico.

El proceso de aprobación de la constitución del ELA, que comenzó el 3 de julio de 1950 y culminó el 25 de julio de 1952, no fue uno de libre determinación ni en el cual Puerto Rico alcanzara gobierno pleno. Desde su génesis, el proceso contó con la intromisión de los EUA y nunca tuvo la intención de cambiar la relación colonial de Puerto Rico. Este proceso desembocó en el limbo político internacional de Puerto Rico que se manifiesta cuando EUA logra retirar a Puerto Rico de la lista de territorios no autónomos contemplado en el artículo 73 de la Carta de las Organización Naciones Unidas (ONU) y a la vez, que asegura la continuidad de la colonia imponiendo sus grilletes en el corazón de la Constitución del ELA. A pesar de la aprobación de la Resolución 1514 de 1960 y las 34 resoluciones del Comité de Descolonización de la ONU, EUA rehuye asumir su responsabilidad de respetar el derecho del pueblo de Puerto Rico a la libre determinación e independencia.

El ELA se convirtió en el vehículo de los EUA para perpetuar la colonia y asegurar la continuidad de la explotación económica, instituyendo los mecanismos necesarios para oprimir a los puertorriqueños y puertorriqueñas que intenten ejercer su soberanía: el Tribunal Federal, el FBI, la Food and Drug Agency (FDA), Environmental Protection Agency (EPA), etc. A través de estas instituciones que ejercen su autoridad libremente en el ELA, EUA usurpa los poderes soberanos que nos pertenecen y que son necesarios para atender la crisis: regular la relaciones comerciales, regular la bancarrota, regir las políticas monetarias, regir el sistema fiscal, la inmunidad soberana, manejar la gestión migratoria, llevar a cabo relaciones internacionales, la autoridad para reglamentar las comunicaciones, la jurisdicción sobre los recursos naturales y el ambiente, y la jurisdicción marítima y del espacio aéreo, entre otros poderes. En lo que va de este cuatrienio, podemos encontrar ejemplos de la intervención del gobierno de los EUA en cada uno de estos renglones, quedando al descubierto la impotencia del ELA en atender nuestros problemas.

La debacle que enfrenta Puerto Rico incluye una deuda gubernamental gigantesca, una profunda crisis fiscal del gobierno, deficiencia democrática, corrupción institucionalizada, gran desigualdad social, niveles de pobreza y dependencia insostenibles, anémica economía endógena, una devaluación del capital puertorriqueño y la masiva exportación de las riquezas producidas. Sin embargo, estos no son los problemas de fondo sino síntomas de una enfermedad. Para lograr un desarrollo humano sustentable tenemos que entender las causas raíz de estos problemas. Para poder formular una solución, primero tenemos que definir el problema correctamente.

lloronas600

Las Lloronas

La acciones de las administraciones de ambos partidos desde la concepción del ELA responden, consciente o inconscientemente, a la estructura económica imperante en Puerto Rico, promovida e impuesta por los EUA. En el paradigma económico reinante en Puerto Rico, el desarrollo es erróneamente definido como una función del crecimiento del Producto Interno Bruto, siendo esto una extensión de la teoría de modernización. En este modelo, la prioridad es la maximización de las ganancias y el consumismo. Una de la variantes más recientes de esta teoría, el neoliberalismo, tiene como receta principal para atender la crisis, el aumento de impuestos a los puertorriqueños, la austeridad en los gastos y la privatización de los servicios que benefician y protegen los derechos del pueblo de Puerto Rico, y la sustitución de los derechos de los trabajadores por los “derechos” empresariales. Tan impregnado está el neoliberalismo en nuestras mentes que hasta vemos natural este patrón de explotación. El sistema impuesto por los EUA resulta en una creciente dependencia, la desarticulación de la economía puertorriqueña, aumento en la desigualdad y pobreza, y la concentración de riquezas y poder en unos pocos, nacionales y extranjeros. Para el pueblo de Puerto Rico ya es inaceptable e insostenible continuar con estas estructuras y paradigmas que terminan siendo la raíz de los problemas que enfrentamos. Debido a que la estructura del ELA capacita el paradigma descrito, queda claro que el futuro de Puerto Rico tiene que excluir al ELA.

Atender los retos que enfrentamos requiere una transformación del sistema político, económico y gubernamental que confiera a los puertorriqueños la libertad de decidir su desarrollo como personas en fraternidad con su comunidad y en igualdad de derechos. El desarrollo debe tener como enfoque las personas, no el capital ni el gobierno. El nuevo paradigma económico y político tiene que centrarse en el desarrollo humano y en el desarrollo de la economía endógena. Un desarrollo humano que se preocupe por la seguridad humana, la equidad y la participación de las personas que componen la nación. Además de revolucionar nuestra economía, también tenemos que, de una vez, acabar con la colonia que tanto daño le hace a Puerto Rico. Es imperativa la recuperación de los poderes soberanos para lograr la visión propuesta. Es imperativo que ejerzamos y afirmemos, individual y colectivamente, nuestra soberanía en el día a día de forma que construyamos poder para el país que nos merecemos.

El Movimiento Unión Soberanista (MUS) cree en la descolonización de Puerto Rico, basado en el derecho internacional, a través de la libre asociación o la independencia. El MUS tiene avanzada su propuesta de libre asociación, asegurándose de que sea descolonizadora. Esta propuesta contiene las siguientes características,

  1. Corresponde a la libre asociación planteada en los Principios VI y VII de la Resolución 1541 de 1960 de la ONU y resultado de un ejercicio del derecho a la libre determinación.
  2. Implementa la libre asociación a través de un Tratado registrado en la Secretaría de la ONU, no un pacto.
  3. Deroga de la Ley de Relaciones Federales con Puerto Rico y queda fuera de la Cláusula Territorial de la Constitución de EUA.
  4. La Nación Soberana de Puerto Rico ejercerá y retendrá todos los poderes propios de un Estado soberano; delega solamente los poderes mencionados expresamente; y contiene mecanismos para la terminación de las delegaciones.
  5. La ciudadanía de Puerto Rico protagoniza el Tratado; contiene doble ciudadanía, libertad de circulación y libre tránsito.
  6. Las relaciones de defensa y seguridad se basan en la seguridad humana, declara Puerto Rico como zona de paz y zona desmilitarizada.
  7. No tiene carácter permanente, su duración es de 25 años y provee mecanismos para la modificación y terminación del Tratado por acuerdo mutuo o unilateralmente.

El ejercicio y la afirmación, individual y colectivamente, de nuestra soberanía en el día a día construye poder. Sin embargo, es importante preguntarse, ¿soberanía para qué? Si vamos a ejercitar nuestra soberanía para hacer lo mismo, la crisis no será resuelta. Una propuesta que mantenga los paradigmas económicos, políticos y gubernamentales actuales, está destinada al fracaso. Estas formas de gobierno de un Estado soberano, la libre asociación y la independencia, solo son herramientas para la implementación de los nuevos paradigmas basados en el desarrollo humano sostenible, la democracia, la justicia y la igualdad. Solo así resolvemos la crisis.

Artículo originalmente escrito para Claridad y publicado el 21 de julio de 2015 (http://www.claridadpuertorico.com/content.html?news=021D2250013059DA7DC212A489169BC5).

Sobre el autor

Reinaldo Martínez Velázquez es gerente de proyectos en la industria farmacéutica y bloguero de Repensando La Nación. Ha escrito mas de 70 entradas en tres diferentes blogs, y ha sido publicado en el Periódico Digital Puertorriqueño La Nación, MUSPR.org y Chispero.com. Cuando no está construyendo, Reinaldo le gusta escribir de actualidades de política de Puerto Rico. Puedes seguir a Reinaldo en su cuenta de Twitter, @lifenbits, o su página pública en Facebook, Reinaldo Martínez Velázquez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s