¿Cuál es el plan? Una propuesta de desarrollo humano


Durante las últimas cuatro décadas, las administraciones de los partidos tradicionales han implementado una serie de medidas basadas en un modelo económico donde los puertorriqueños somos de importancia secundaria. Esas medidas responden a la agenda de los Estados Unidos de América (EUA) y un pequeño grupo de plutócratas: grupo donde concentran las riquezas y poder en Puerto Rico y EUA. Una de las mas recientemente medidas fue la aprobación del denominado IVU agrandado. Ésta es la última propuesta de una serie de desafortunadas proposiciones que se resumen como aumentos de impuesto y recortes de servicios y derechos. El pueblo de Puerto Rico, las organizaciones de la sociedad civil y profesionales han rechazado casi al unísono las propuestas presentadas por ser contrarias a los intereses del pueblo de Puerto Rico. Hay una apreciación universal, que los proyectos presentados no resuelven el problema de la crisis, no estimulan la economía, no revisan la estructura fiscal corporativa, no eliminan el mal gasto gubernamental, no atienden el problema del mantengo corporativo, no mejoran los servicios públicos y solo son “necesarios” para proteger aquello que es primordial en el modelo económico imperante en Puerto Rico: las riquezas de los plutócratas nacionales y externos.

Las administraciones del PPD y el PNP continúan implementando el paradigma económico de la teoría de crecimiento, y el neoliberalismo a la vez que alimentan la plutocracia.

Las administraciones del PPD y el PNP continúan implementando el paradigma económico de la teoría de crecimiento y el neoliberalismo, a la vez que alimentan la plutocracia.

Para esta administración, al igual que las administraciones de los pasados cuarenta años del PPD y del PNP, solo existen dos opciones, el aumento de impuestos y el recorte de gastos. Nos han obligado a un debate contable donde simplemente se quiere cuadrar la chequera con impuestos y austeridad. No hay discusión alguna de la visión del país, de estrategias ni políticas públicas. Cuando esta miopía de futuro y recetas neoliberales se unen a las consideraciones político-electorales, lo que obtenemos es un radio de acción muy limitado y que no le convienen al Puerto Rico. Los impuestos y recortes como opciones únicas son resultado directo del paradigma económico predominante en Puerto Rico y de la falta de reconocimiento por parte de las administraciones que el sistema político y económico imperante en Puerto Rico está agotado y fracasado.

La acciones de las administraciones que han pasado por La Fortaleza responden, conscientemente o inconscientemente, a los requerimientos de la estructura económica imperante en Puerto Rico, promovida e impuesta por los Estados Unidos de América (EUA). En este paradigma económico el desarrollo es erróneamente definido como una función del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) basado en la teoría de modernización. En este modelo, la prioridad es maximizar las ganancias y el consumismo. Por tanto, no le debe sorprender a nadie la irracional insistencia de pagar hasta el último centavo de la deuda aunque ello sea en detrimento del pueblo de Puerto Rico y sus intereses. (Que nadie se confunda con las intenciones de la actual administración de “reestructurar” la deuda que simplemente busca posponer el pago de la misma, pero aun persigue pagarla en su totalidad). Tampoco le debe sorprender a nadie que pretendan continuar con un sistema de incentivos a empresas foráneas desgastado, que no responde a las realidades de la globalización, que exoneran a estas empresas de cumplir con sus obligaciones con Puerto Rico, que despoja a los puertorriqueños de las riquezas que producen, que contribuye a la desigualdad y la concentración de riquezas y poder. El neoliberalismo tiene como receta principal para atender la crisis, el aumento de impuestos a los puertorriqueños, la austeridad en los gastos y la privatización de los servicios que benefician y protegen los derechos del pueblo de Puerto Rico, y la sustitución de los derechos de los trabajadores por los “derechos” empresariales. Este paradigma se acentúa y se agrava por la explotación y opresión por las instituciones federales que supone la relación colonial que tenemos con EUA.

Especiales del Restaurante Krueger

El paradigma económico de Puerto Rico, promovido e impuesto por EUA, responde al capital extranjero, de EUA, que se basa en el neoliberalismo donde los seres humanos tienen importancia secundaria.

Para salir de la crisis es requerido un cambio en el paradigma económico, y para lograr la recuperación rápida y completa, se requiere un cambio en la estructura política. El sistema impuesto por los EUA resulta en una creciente dependencia, la desarticulación de la economía puertorriqueña, aumento en la desigualdad y pobreza, y la concentración de riquezas y poder en unos pocos. Para el pueblo de Puerto Rico ya es inaceptable e insostenible continuar de esta forma. El desarrollo debe tener como enfoque las personas, no el capital ni el gobierno. El nuevo paradigma económico y político tiene que centrarse en el desarrollo humano y en el desarrollo de la economía nacional. Un desarrollo humano que se preocupe por la seguridad humana, la equidad y la participación de las personas que componen la nación. No tan solo tenemos que revolucionar nuestra economía sino que también tenemos que, de una vez, acabar con la colonia que tanto daño le hace a Puerto Rico. Es imperativo la recuperación de los poderes soberanos, no tan solo tener el control fiscal, sino el control monetario, el comercio, las relaciones internacionales, la migración, telecomunicaciones, la protección ambiental y de la madre naturaleza, el espacio aéreo y la jurisdicción marítima y la zona económica exclusiva de Puerto Rico.

Basado en el desarrollo humano y la descolonización de Puerto Rico, propongo las siguientes acciones a corto, mediano y largo plazo.

  • Periodo de estabilización a corto plazo. A corto plazo, con el propósito de estabilizar las finanzas del gobierno y de carácter temporero, se debe aumentar el recaudo del gobierno. El desarrollo humano requiere la participación equitativa de todos los sectores.
    • Aumento al 10% el impuesto a las empresas foráneas como propuesto por el Partido Independentista Puertorriqueño.
    • Eliminación de la evasión legal a través del precio de transferencia aprobando impuesto según propuesto por legisladores del Partido Popular Democrático.
    • Esfuerzo serio para aumentar la captación del IVU, con la participación activa de los Municipios, y nombrando uno Comisión que evalúe la problemática (utilizando los recursos de la Universidad de Puerto Rico) y someta un informe con recomendaciones en 30 días.
    • Evaluación de la deuda que madura en los próximos dos años de forma de llegar a acuerdos de moratorias en el servicio de la deuda y posponer la maduración de bonos para permitir la implementación del Plan a mediano y largo plazo.
  • Periodo de reestructuración gubernamental y política, reforma fiscal, de auditoría y planificación. La implementación del nuevo paradigma requiere la presentación de un Plan de Desarrollo Humano que responda a la realidad y contexto puertorriqueño. Durante este periodo se debe generar dicho plan de consenso con la participación de diversos sectores de la sociedad civil, el gobierno y organizaciones políticas. También es un periodo para mejorar la eficacia del gobierno.
    • Coordinación con el Comité Timón para completar el Primer Informe de Desarrollo Humano de Puerto Rico, que se encuentra en etapa avanzada. El Informe debe completarse en seis (6) meses.
    • Comisión realmente multi-sectorial para la reestructuración del gobierno con miras a mejorar su eficacia. La participación en esta comisión debe incluir diferentes sectores de la sociedad civil y el sector laboral. La comisión debe presentar propuestas en seis (6) meses. Las propuestas deben ser implementadas antes de completarse el año.
    • Comisión multi-sectorial para la evaluación de las leyes de incentivos y el sistema contributivo con el propósito de eliminar la competencia desleal, desarrollo de la economía nacional, reformar el sistema contributivo para que sea uno equitativo y progresivo. La comisión debe presentar propuestas en seis (6) meses. Las propuestas deben ser implementadas antes de completarse el año.
    • Comisión multi-sectorial para la confección de un Sistema de Salud Universal.
    • Auditoría ciudadana de la deuda según los métodos propuestos por el Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo. La auditoría ciudadana debe completar su evaluación y rendir su informe en un periodo de seis (6) meses de su creación.
    • Concertar un Plan de Desarrollo Humano utilizando el diagnóstico del Primer Informe de Desarrollo Humano de Puerto Rico y con la participación de un frente amplio de organizaciones políticas, profesionales, gubernamentales, comunitarias, laborales, educativas, religiosas y de la sociedad civil. Los trabajos de este frente comenzarán de forma inmediata y se nutriría a los seis (6) meses del Informe de Desarrollo Humano. El plan considerará la seguridad humana según la metodología del United Nation Trust Fund for Human Security.
    • Aprobación de la Asamblea Constitucional de Estatus para habilitar el proceso de libre determinación del pueblo de Puerto Rico de acuerdo con la Resolución 1514 (XV) de 1960 y con la autoridad de la soberanía del pueblo de Puerto Rico. La aprobación de la ley habilitadora debe completarse en tres (3) meses, el referéndum autorizando la ACE en seis (6) meses y la elección de delegados dentro del año de la adopción del plan.
  • Periodo de Implementación del Plan de Desarrollo Humano. Evaluación de leyes, presupuesto, estructura gubernamental, enmiendas constitucionales y descolonización, usando como criterio el Plan de Desarrollo Humano.
    • Negociación ACE con los EUA de la transición al estatus seleccionado por los puertorriqueños, y cualquier negociación de términos que esa selección requiera. La negociación tendrá como meta completarse en un periodo de cinco (5) años o menos. La fórmula final negociada tiene que se aprobada por el pueblo de Puerto Rico en voto directo.
    • Evaluación de los cambios legales necesarios para participación amplia de las comunidades y personas y para el fortalecimiento de la democracia proveyendo mecanismo de democracia directa y limitando la intervención partidista en el gobierno. Enmiendas constitucionales a través de una Asamblea Constituyente autorizada por el pueblo de Puerto Rico. Los cambios constitucionales debe ser para fortalecer la democracia, limitar la intervención partidista en el gobierno y habilitar mecanismos de democracia directa como la agenda ciudadana. Estas enmiendas constitucionales deben trabajarse dentro del periodo de tres (3) años y deben ser aprobadas por voto directo del pueblo de Puerto Rico. Inclusive se puede trabajar en una nueva constitución en coordinación con los resultados de laACE de así aprobarlo el pueblo de Puerto Rico.
    • Reestructuración de la deuda basado en la Auditoría Ciudadana y tomando en consideración cualquier deuda declarada deuda odiosa. La meta debe ser negociar la reestructuración de la deuda en un periodo no mayor de cinco (5) años.
    • Evaluación y modificación de leyes basado en el Plan de Desarrollo Humano.

Este es el plan propuesto. La crítica tribalista y el rechazo sin argumentos no ayuda a nadie. La crítica constructiva y especifica, sus comentarios para clarificar y añadir a la propuesta son bienvenidos.

Sobre el autor

Reinaldo Martínez Velázquez es gerente de proyectos en la industria farmacéutica y bloguero de Repensando La Nación. Ha escrito mas de 70 entradas en tres diferentes blogs, y ha sido publicado en el Periódico Digital Puertorriqueño La Nación, MUSPR.org y Chispero.com. Cuando no está construyendo, Reinaldo le gusta escribir de actualidades de política de Puerto Rico. Puedes seguir a Reinaldo en su cuenta de Twitter, @lifenbits, o su página pública en Facebook, Reinaldo Martínez Velázquez.

2 pensamientos en “¿Cuál es el plan? Una propuesta de desarrollo humano

  1. ¿Deuda odiosa? La deuda del gobierno de Puerto Rico fue toda gestionada por líderes puertorriqueños debidamente seleccionados por el pueblo puertorriqueño y con el visto bueno de los mismos. Bajo ninguna circunstancia podrá ser categorizada como odiosa. Por otra parte, las razón por la cual hemos fracasado no tiene que ver con el status del país aún con lo odioso que es el mismo. La razón está en nuestra cultura política y falta de empresarismo.

    http://wp.me/p2INDS-hI

    .

    • La deuda odiosa no se determina dado quien la hizo. Hay muchos otros criterios que se tienen que considerar. ¿Se hizo la deuda siguiendo los procedimientos legales y constitucionales? ¿Quién se benefició de la deuda? ¿La deuda fue para el beneficio del pueblo de Puerto Rico? Esa es una forma de determinar los que es una deuda odiosa. La segunda forma de determinarlo es si la dueda se hizo por una nación soberana o se hizo en una colonia. De Puerto Rico convertirse en una Nación Soberana puede declarar toda la deuda de la colonia como deuda odiosa. Para eso hay precedentes. EUA declaró la deuda de Puerto Rico bajo el régimen de España como deuda odiosa por ser de una colonia.

      Te recomiendo leas la referencia, Auditoría Ciudadana de la Deuda Pública – Experiencias y metodos, que puedes conseguir aquí, http://cadtm.org/Auditoria-Ciudadana-de-la-Deuda,11337.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s