El gobierno de la oligarquía y la plutocracia


Tomado del escrito, La plutocracia y el “gobierno mundial”, por Santiago Roque Alonso

Tomado del escrito, La plutocracia y el “gobierno mundial”, por Santiago Roque Alonso

La impotencia y la apariencia de encontrarse en un callejón sin salida habita en la mente de los puertorriqueños al contemplar al gobierno de turno decepcionar, una vez mas, la esperanza depositada, por un sector del país, en la retórica pronunciada por una cara nueva que aprovecha la ausencia de historial político como su arma principal; y al observar brotar nuevos fulanos que aprovechan la angustia y desaliento de muchos para ofrecer la ilusión de una solución a los problemas con demagogia, cuyo único propósito es motivar una cruz bajo la insignia, pero que carecen de credibilidad o de la fuerza necesaria para dominar las estructuras partidistas, políticas y económicas predominantes en Puerto Rico. Los “líderes” con quien nos topamos de forma cíclica cada cuatrienio son parte, consciente o inconscientemente, de un sistema político-económico que se perpetua a si mismo con el espejismo de ideas loables, pero que en la práctica y en su interior no es democracia, no es mercado libre, no defiende los derechos humanos de los afligidos, no atiende los intereses del pueblo, no es lo mejor para nosotros y, sin duda, no pertenece al futuro de Puerto Rico. Es importante desenmascarar lo que en realidad son estructuras de poder y desigualdad económica que sirven y son controladas por un reducido sector de privilegiados locales e internacionales. No es difícil relacionar todo aquello que intuitivamente sabemos falla en nuestro diario vivir con estos paradigmas.

20090601033524-crisis-caricatura-pedroCuando el gobierno de turno nos dice que el plan es “aumentar los impuestos”, realmente nos quiere decir que hay “que aumentar los impuestos a la clase trabajadora pero de ninguna forma a la clase adinerada ni a las grandes empresas”. El gobierno privilegia al capital porque ése es el sistema en que vivimos. Mientras se imponen innumerables impuestos a la mayoría del pueblo, Puerto Rico es un “tax heaven” para la gente adinerada. Mientras que al pequeño y mediano comerciante lo sepultan con impuestos nacionales y municipales, costos altos de las utilidades y una burocracia de nunca terminar; a las grandes corporaciones le sirven en bandeja de plata exenciones contributivas, contribuciones limitadas (¡4% nada mas!), subsidio del costo de las utilidades y permisos “fast track”. Es claro que un sector se beneficia sin importar cuán aguda sea la crisis. Este sector adinerado, de las grandes empresas y del capital componen lo que se le llama “plutócratas”, y cuando el sistema político-económico resulta en la concentración de poder y de riquezas en este sector adinerado, al sistema se le llama “oligarquía” o “plutocracia”.

Tomado del escrito, Neoliberalismo ¿Qué es?¿Conviene?,

Tomado del escrito, Neoliberalismo ¿Qué es?¿Conviene?,

Cuando el gobierno dice que el plan es “reducir los gastos”, realmente quiere decir que hay “que transformar los gastos que garantizan los derechos humanos del pueblo en ganancias para el sector adinerado”. Y ahí surge la oleada de privatizaciones de servicios esenciales y la disminución de la calidad de estos servicios. “Reducir los gastos” significa, en este sistema, convertir las necesidades humanas en mercancía. Por ejemplo, el servicio de salud en Puerto Rico fue entregado a las aseguradoras. La intención y el resultado no fue hacer un sistema mas costo efectivo, con mejor salud por menos gastos. El resultado es un gasto cada vez mayor, un sistema de salud en crisis y en decadencia, y millones de ganancias para las aseguradoras. La salud paso de ser un derecho a ser un negocio de lucro. Otro ejemplo, es la privatización del aeropuerto internacional y de la autopista PR-22. En ambos casos, se tomaron actividades económicas que le generaban dinero al fisco, y se entregaron a compañías privadas quienes ahora se llevan las ganancias que generan nuestra infraestructura. No tan solo el gobierno tiene menos ingresos, sino que estas ganancias son removidas de la economía de Puerto Rico. Esto no ocurre por casualidad, esto ocurre por diseño; porque es lo “último en administración pública” que supone “beneficios al gobierno”. Estas metodologías que resultan en la conversión de derechos y servicios en ganancias para el sector adinerado, los plutócratas, se llaman “políticas neoliberales”. Estas políticas a quien único benefician es al sector adinerado (local y global). Próximos en la lista de políticas neoliberales están las utilidades, agua y luz, y la educación; estudia las propuestas que se están discutiendo con ojo crítico.

Tomado del blog El Gurú Todo lo Sabe

Tomado del blog El Gurú Todo lo Sabe

Cuando el gobierno dice que el plan es “estimular el empleo”, realmente dice que hay “que reducirle los beneficios a los trabajadores para maximizar las ganancias de las empresas y sector adinerado”. Por tanto, no nos puede sorprender que el gobierno quiera desmantelar los logros de las luchas laborales en Puerto Rico, ya que es la agenda de los plutócratas y es política neoliberal. El gobierno simplemente funciona con agente actor que implementa la agenda de este sector. Nada tiene que ver con estimular la economía y mucho menos con estimular el trabajo. A quien se le ocurre que ofrecer menos beneficios estimula que mas personas quieran trabajar. Estas recetas han sido implementadas en otros países en crisis y está probado que no hacen mas que empeorar la crisis.

Tomado del escrito, Democracia y capitalismo según el progresismo argento.

Tomado del escrito, Democracia y capitalismo según el progresismo argento.

Todo esto nos lleva a cuestionar el sistema político-económico que prevalece en Puerto Rico, y en la mayoría de los países que dicen ser “democráticos” y “capitalistas”. La promesa de la “democracia” indica que es el pueblo, a través del voto directo, quien elige a sus gobernantes para que atiendan los intereses del pueblo y el mejoramiento del buen vivir de la gente. Sin embargo, nuestro sistema se queda muy corto de esta promesa; es un sistema donde el pueblo se expresa cinco minutos en unas urnas cada cuatro años para legitimar un gobierno que se dedica a atender la agenda del sector adinerado, los plutócratas. Por otro lado, la promesa del “capitalismo” de “mercado libre” sin dirigismo del gobierno indica que la “mano invisible” desarrolla la oferta y la demanda donde se genera valor monetario, que a su vez mejora la calidad de vida de todos en la sociedad. Otra vez, el capitalismo se queda muy corto de su promesa. Es un sistema donde las riquezas cada vez se concentran mas en unos pocos y crece la desigualdad en la sociedad, donde la calidad de vida se deteriora de una crisis a la siguiente, donde se vive para trabajar y no se trabaja para vivir, y donde el consumismo desmedido no es sostenible y pone en tensión nuestra relación con la naturaleza, arriesgando el futuro mismo de la humanidad. Esta “democracia” y “capitalismo” están estrechamente entrelazados y por ello se tiene que hablar del sistema político-económico. En nuestro caso, tenemos un sistema político-económico que define el desarrollo en función del valor monetario generado, con un sistema de gobierno conducente a la concentración de las riquezas producidas en el sector adinerado; tenemos un paradigma que multiplica el dinero de los adinerados a cualquier costo y a expensas del pueblo y la madre naturaleza. El sistema político-económico vigente en Puerto Rico es un gobierno de la oligarquía y de la plutocracia. Por ello se dice que tenemos un “problema estructural”, porque la estructura política y económica es la raíz del problema.

El orgullo y preocupación genuina por los intereses de Puerto Rico.

El orgullo y preocupación genuina por los intereses de Puerto Rico.

Para mejorar las relaciones con la comunidad, con la madre naturaleza y con nosotros mismos estamos obligados a luchar por un nuevo sistema político-económico que ponga al ser humano y la madre naturaleza como prioridad; no al valor monetario generado. Necesitamos una democracia popular que cumpla con las promesas de lo que debe ser una “democracia”. Necesitamos una economía de mercado, que no responda al dirigismo y concentración de poder del sector adinerado, sino que responda a las metas trazadas para el desarrollo humano en Puerto Rico.

Un pensamiento en “El gobierno de la oligarquía y la plutocracia

  1. Reinaldo explica claramente los mecanismos de la politica neoliberal, la cual lleva un fin antidemocrático e ilegal con tal de aumentar y asegurar sus ganancias. Muchos ven esto como un caso especial de Puerto Rico y que así son las cosas, pero la ocurrencia de estas políticas a nivel mundial no es una representación de lo “normal”, sino un síntoma de lo contrario. Este es un “cancer” que debemos detener y, cuando sea posible, extirpar. Nuestro voto es el escalpelo; hay candidatos y movimientos en contra de la plutocracia y la oligarquia. Votemos solamente por ellos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s