@MonicaAce93, el pueblo y la nación


Luego de una semana donde Mónica Puig fue jugando en crescendo, encontramos el sábado en la tarde a todos los puertorriqueños pegados al televisor en cualquier parte del mundo donde estuvieran. Muchos que estamos pendiente a Mónica nos alegramos de que ganara en la primera y segunda ronda, como nos tiene acostumbrados. Pero no fue hasta la tercera ronda, cuando Mónica despachó 6-1, 6-1 a la 4ta raqueta del mundo, que se empezó a alborotar el gallinero. Levantamos la vista de lo que nos tenía enfrascado para atender lo que se estaba desarrollando en el tenis olímpico. ¿Será posible? Otra victoria contundente contra la #32. Hmm, la 32 pero wow, está en la semifinal. Y ya sin duda alguna, la emoción creció de forma exponencial con la victoria sobre otra campeona de Grand Slam, la número 14 de mundo. Y pegados al televisor nos encontraron a todos nosotros cuando Mónica se enfrentó a lo imposible, a jugar contra la 2da raqueta del mundo. ¡¿Lo vamos a lograr?!

Bracket Tenis

Y aunque en el mundo físico solo estaba Mónica batallando con Angelique, realmente estuvo todo Puerto Rico al lado de Monica en cada golpe, rebote, saque, voleada y revés. No fue un juego fácil de ver, la tensión sudaba por los poros y el asiento por primera vez fallaba en mantenernos cómodos sin movernos. Dicen que el juego duró dos horas pero no me pareció tanto. Quizás el último juego, ese me pareció una eternidad. Y luego de aguantar la respiración por dos horas de creer lo increíble y de dudar lo real, explotó la emoción a lo largo y lo ancho de nuestro Puerto Rico, y mas allá, hasta en la luna.

Por un momento pudimos sentir con intensidad que pertenecemos unos a los otros. Por un momento sentimos intensamente que nuestro destino sería el mismo. Lo que hiciera esa puertorriqueña en una cancha de tenis en Río dictaría el destino de todos nosotros, aunque por un instante fuera. Y así fue, la victoria mas grande en la vida de Mónica se convirtió en una victoria grande para todos los puertorriqueños. Nos enorgullecimos de Mónica, de ser puertorriqueños, de poder sentir lo mismo que sentía mi familia, mis vecinos, mi amigos y todos aquellos desconocidos que con la misma mirada en alto celebraron tan épica victoria. En ese momento fuimos la bandera que abrazó a Mónica fuertemente y no quisimos soltarla. En ese momento fuimos las lágrimas llenas de conmoción que acariciaron su rostro. En ese momento los oídos de Mónica se conectaron a la mente de todos los puertorriqueños permitiéndonos escuchar La Borinqueña sonar donde nunca había sonado mientras sus ojos nos transmitían la imagen de nuestra bandera flotando en las alturas olímpicas. ¡Gracias Mónica!

Puerto Rico abraza a Mónica. Foto publicada en artículo de WIPR, "¡Mónica Puig gana ORO!"

Puerto Rico abraza a Mónica. Foto publicada en artículo de WIPR, “¡Mónica Puig gana ORO!”

Ese sentimiento de pertenencia y destino común es lo que nos hace un pueblo y una nación. Ese sentimiento que hoy nos es tan claro por lo intenso, es lo que nos define como el pueblo de Puerto Rico. Ese sentimiento de pertenencia y destino común está ahí todos los días y es parte de nuestra historia por mucho mas de un siglo. Mónica nos da la oportunidad de tomar conciencia de lo que es y que es parte nuestro.

El pueblo de Puerto Rico somos los que sentimos, pertenecemos, padecemos y recordamos el pasado, presente y futuro de Puerto Rico. Y es también ese pueblo de Puerto Rico quien tiene el poder, la responsabilidad y el derecho de determinar cuál será nuestro destino. Desde su nacimiento como nación, el pueblo de Puerto Rico posee unas facultades esenciales que son indivisibles del pueblo, irrevocables e irrenunciables. Al emerger el pueblo de Puerto Rico surgió su soberanía, su facultad de tomar sus propias decisiones sin intervención extranjera. Al llegar el sentido de pertenencia y destino común, nació un pueblo y brotó una nación.

“Nación” significa la identidad y sentimiento de pertenencia y destino común de un conjunto de personas con origen en un espacio geográfico y fundamentada de forma inclusiva en la cultural, etnia, lengua, tradiciones, rituales, historia y vivencias, aspectos que siempre se encuentra en evolución.

Es hora que unidos tomemos conciencia que el “pueblo puertorriqueño constituye una nación latinoamericana y caribeña que tiene su propia e inconfundible identidad nacional”. Saber que somos un pueblo con derechos inalienables y que componemos una nación debe ser una verdad evidente para todos, sin importar nuestras preferencias de estatus político porque ese reconocimiento no niega las aspiraciones de cada uno. Abraza a tu pueblo y tu nación sin que te quede reserva alguna. Y con ese conocimiento, lucha por el buen vivir de tu pueblo y el bienestar de tu nación, cualquiera que sea tu sincera visión de descolonización.

2 pensamientos en “@MonicaAce93, el pueblo y la nación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s